Clase 145 – La transformación de las amenazas

La verdadera dificultad del ajedrez está en conocer el grado de trascendencia que para la gravitación completa de las partidas tienen las posiciones a crearse. Esto hace que las jugadas más intrascendentes en apariencia puedan tener importancia decisiva en el curso de las luchas, y brinda al juego acentuado interés, el cual surge de la dificultad que estas sutilezas técnicas presentan, aun para el jugador más experimentado. Hemos dicho en varias oportunidades que el ajedrez no era ese monumento de complejidad que algunos jugadores vanidosos hacen suponer, e insistimos en lo mismo. Jugar al ajedrez es relativamente fácil, y jugar discretamente tampoco es una tarea de gigantes. Sólo hace falta cierta dedicación y bastante práctica. Ahora que esto no quiere decir, ni mucho menos, que las dificultades se vayan agotando cuando el ajedrecista avanza. Por el contrario, éstas se acentúan a medida que se sutiliza, y resulta así el hecho paradójico de que quien tiene más dificultad para jugar, como él aspira a hacerlo, es el jugador de primera fuerza, pues pretende a menudo imposibles: quiere agotar los análisis y trata de llegar a conclusiones definitivas por medio del examen minucioso de las posibilidades futuras y por el estudio de las jugadas y respuestas posibles, sin, de vez en cuando, hacer un examen de conciencia y considerar si su cerebro está en condiciones de realizar tarea tan extensa, sin riesgos de incurrir en errores de análisis muy graves.

EL AJEDRECISTA DEBE DEDUCIR SIN ANÁLISIS PROFUNDOS
Es por esto que siempre hemos sostenido que el jugador debe, dentro de lo posible, desechar el sistema analítico para adoptar el sistema deductivo.
Debe, sobre todo durante el medio juego y en la apertura, creer menos en la verdad matemática -porque en realidad es ésta muy dificil desnudar- y conformarse con la verdad lógica, que siempre resulta más accesible y posee la virtud de fomentar la deducción. Es claro que este sistema deductivo resulta más peligroso, pero lo cierto es que de esta suerte la intuición juega un papel mucho más importante, y la imaginación halla menos trabas. Si el ajedrez fuera un juego matemático, sería por cierto mucho más aburrido que en lo presente. La posibilidad de que quien razone con más lógica pueda superar a quien analice mejor, o que aun quien esté mejor inspirado supere al de más lógica en muchas oportunidades, hace de este juego un tan delicioso como intrascendente arte, y le asegura perpetua juventud.

LA TRANSFORMACIÓN DE LAS AMENAZAS
Por eso seguiremos navegando en el agradable mar de la lógica, para entrar en zonas un poco más complejas. Veremos ahora cómo se valoran ciertas posiciones y cómo se transforman las amenazas. Observaremos cómo deficiencias aparentemente insignificantes van acentuándose en el transcurso de la lucha, y, a la manera de una bola de mercurio, van agigantando su importancia, derivando en males muy graves. Pero esto es fácil de reducir, en la mayoría de las ocasiones, a principios de lógica clara y bonita, y trataremos de hacerlo para facilitar la tarea del jugador bisoño, y aun de muchos que creen no serlo porque actúan en categorías pomposamente llamadas superiores. Bien sabemos que hay muchos ajedrecistas que saben muy poco de ajedrez. Juegan “de oído”, y por cierto que lo hacen bien.

MAGNÍFICO EJEMPLO
Muchos son los ejemplos que se podrían mostrar, pero pocas partidas tan expresivas en este sentido como esa obra de arte que produjo José Raúl Capablanca en el torneo de Nueva York de 1927, cuando venció a Aarón Nimzowich, en la primera rueda del importante certamen. En ella, el entonces campeón del mundo descubre el hilo sutil de la desventaja del adversario, lo atrapa, y poco a poco va apoderándose por medio de él de toda la partida.
Y una vez más veremos cómo aquello de “a pequeñas causas grandes defectos” tiene un gran significado, cuando el encargado de explotar los errores
juega con maestría. Nimzowich,A – Capablanca,J 0-1

About German 226 Articles
Soy German Spata ,Maestro FIDE Argentino , me dedico a formar jugadores con perfil competitivo. Actualmente gran parte de mis alumnos tienen objetivos serios en ganar los Campeonatos Nacionales Amateurs (Sub 2300/2000/1700) y Nacionales Infantiles.

Se el primero en comentar

Deja un Comentario

Your email address will not be published.


*