Clase 75 – Las compensaciones de los peones centrales doblados

Como el tema que estamos considerando es tan extenso y aplicable a multitud de planteos, hemos preferido dividirlo para demostrar cómo el peón doblado es sólo una debilidad relativa, que si ofrece peligros muy serios cuando está aislado, y aún más si se halla en una columna abierta, suele brindar buenas compensaciones cuando está doblado en el centro, especialmente en las columnas “f” o “c”, ciertamente la forma más típica de peones doblados. En realidad las configuraciones que estamos considerando son las siguientes: a7-c6-c7-d6-f7-g7-h7 del negro contra a2-b2-c2-e4-f2-g2-h2 del blanco, que estudiamos en primer término y se produce en muchas aperturas del peón rey, especialmente en la Ruy López y cuatro caballos, y a7-b7-c7-f7-h7-f6-e6 del negro contra a2-b2-c2-d4-f2-g2-h2 del blanco, que es la que ahora nos ocupa. Esta posición suele originarse en la defensa Francesa, con alguna variante (c6 en lugar de c7 en la defensa Caro-Kann y con alguna otra modificación que no altera la estrategia del tema, en el gambito de dama).


Asimismo suele producirse con los colores cambiados en otras aperturas que ya hemos señalado. Ahora estudiaremos el tema a través del ejemplo típico y valioso que nos suministra una partida que, en el torneo de Ostende de 1907, realizaron el maestro Nimzovich y el Dr. Perlis, y que fue así: Nimzowitsch,A – Perlis,J ½-½

TEMA VITAL DE MUCHOS PLANTEOS
Pondremos punto final al estudio de las conformaciones de peones que se distinguen por la existencia de dos de ellos doblados en la columna “f”. El tema, como ya hemos dicho, tiene especial importancia para el cabal conocimienro de la idea medular de una serie de planteos en los cuales el adversario cambia el alfil dama por el caballo rey de la columna “f” y obliga a adoptar esa conformación de peones. La mayor ventaja que surge de la situación que nos ocupa -aparte de las desventajas que ya hemos hecho notar- es que se custodia poderosamente la casilla e5 (e4). Sucede así que mientras el rival no puede colocarse con una pieza en ese sector, la situación de quien tiene el peón doblado no ofrece riesgos serios, pero cuando se ve obligado a jugar f5 (f4) y cede el valioso punto e5 (e4), las cosas cambian de aspecto y pueden adquirir graves contornos, especialmente si se lleva un caballo que no pueda ser desalojado sino mediante el avance del otro peón “f”, que debilita el aislado bloque central de peones.

LA PARTIDA YATES-OLLAND
Ahora que no siempre la cesión de esta casilla es decididamente inferior. Abundan las posiciones en que el adversario no puede entrometer en ese punto una pieza sin verse obligado a aceptar el cambio de la misma y colocar luego en e4 (o e5) un peón propio, lo que mejora seriamente la posición del peón doblado, como vimos en la partida Nimzovich-Perlis. Pero por lo general esto es la base de la lucha estratégica con el peón doblado. Ahora observaremos de qué manera Yates pudo sacar provecho de esa situación frente al Dr. Olland. La partida fue así: Yates,F – Olland,A 1-0

About German 226 Articles
Soy German Spata ,Maestro FIDE Argentino , me dedico a formar jugadores con perfil competitivo. Actualmente gran parte de mis alumnos tienen objetivos serios en ganar los Campeonatos Nacionales Amateurs (Sub 2300/2000/1700) y Nacionales Infantiles.

Se el primero en comentar

Deja un Comentario

Your email address will not be published.


*