Clase 183 – la ventaja del alfil en las posiciones abiertas

Sutilizaremos ahora un poco más el tema de la lucha estratégica del caballo contra el alfil, tema difícil por la complicación que surge para establecer principios generales, debido a la gran mutación del valor de estas piezas en cada posición. Hemos visto al caballo imponerse pujantemente en todas aquellas posiciones donde hay peones trabados, y especialmente en las que existe un alfil entorpecido por sus propios peones, que necesita esclavizarse en la defensa de los mismos, en lugar de recurrir al expediente de dominar las vías de acceso del caballo. Esta es, en realidad, la ventaja del alfil bueno. Cuando el alfil actúa eficazmente es cuando puede evitar que el caballo vulnere los peones mediante la posesión de los cuadros donde puede colocarse el travieso equino de madera. Es malo cuando debe inmovilizarse en el apoyo de los puntos atacados. Ahora veremos ejemplos puros de finales. Observaremos cómo es eficaz el alfil en posiciones abiertas, los recursos a que es necesario apelar para dar acción a esta pieza cuando se encuentra disminuida en sus posibilidades, y luego veremos cómo gravita decisivamente la simple ventaja de un peón en estos finales.

UNA OBRA MAESTRA DE FLOHR
En el año 1929, Samuel Flohr, el joven maestro checoslovaco, era casi desconocido. Fue invitado a jugar en el torneo de Rogaska Slatina (Yugoslavia), y llegó segundo tras Rubinstein, quien por última vez ganaba un torneo de gran importancia. Yugoslavia presentó su mejor equipo, y en él la nueva esperanza de su ajedrez: Pirc. Frente a frente esos dos hombres del futuro, en plena adolescencia, triunfó Flohr luego de un magnífico final de alfil contra caballo, y con esta victoria arrebató al joven yugoslavo el segundo puesto de la prueba y lo relegó al tercer puesto, en compañía de Maroczy y Takacs. 6° llegó Przepiorka, 7º Canal, empatando con Grünfeld, y tras él los nueve fuertes jugadores del centro de Europa. Después de la 40ª jugada de las blancas se llegó a la siguiente posición, en la partida de Pirc y Flohr: Pirc – Flohr 0-1

UNA EXCEPCIÓN EN LAS POSICIONES DE BLOQUEO
Antes de estudiar finales con desventajas de peones, mostraremos una posición curiosa, en la que, a pesar de haber peones trabados y rígidos, el alfil vale más que el caballo. Se trata de un final jugado entre el Dr. Tarrasch, con las blancas, y Janovsky, en la segunda rueda del torneo de San Petersburgo, el 22 de abril de 1914 . Después de la jugada 60ª de las blancas se llegó a la siguiente posición: Tarrasch – Janovsky 0-1

Admin bar avatar
About German 226 Articles
Soy German Spata ,Maestro FIDE Argentino , me dedico a formar jugadores con perfil competitivo. Actualmente gran parte de mis alumnos tienen objetivos serios en ganar los Campeonatos Nacionales Amateurs (Sub 2300/2000/1700) y Nacionales Infantiles.

Se el primero en comentar

Deja un Comentario

Your email address will not be published.


*