Clase 188 – El alfil gana casi siempre con peón de ventaja

Para agotar este tema nos ocuparemos del final de alfil y peón contra caballo. Ahora veremos cuánto más fácil es la tarea cuando se posee un alfil y un peón contra un caballo. Esto servirá para acentuar nuestra afirmación de que el alfil es superior en todas las posiciones muy abiertas, es decir, que su poder aumenta a medida que el juego se simplifica. Sabemos las excepciones a esa regla, pues vimos una serie de finales donde el caballo triunfaba por la existencia de peones trabados, y de un alfil empobrecido en su acción por los propios peones. Ahora veremos algunas posiciones de final de alfil y peón contra caballo, en las que se gana fácilmente, y algunas excepciones en las que el empate se produce.

EL ALFIL GANA, AUN CONTRA EL REY CERCA
Como en el caso del final de caballo y peón, para pretender empatar debe tenerse el rey cerca. Vimos que el caballo gana cuando tiene un peón de ventaja sólo en las posiciones en que el rey enemigo está muy lejos. En cambio, el alfil suele ganar aún con el rey muy cerca del peón. La razón que le asiste para pretender triunfar con mayor facilidad es múltiple. Primero, que su acción a larga distancia logra simultáneamente apoyar su peón y restar saltos al caballo adversario. Luego, que el caballo solo no logra detener en muchas ocasiones a un peón, aun estando éste muy lejos de la coronación. Después, que el caballo es fácilmente copable, y que la razón de que esta pieza, para dominar un sitio, deba mantenerse estática, hace que fácilmente se puedan producir posiciones de “zugzwang” (perder por obligación de jugar), lo que no sucede con tanta frecuencia con el alfil, que puede moverse sin dejar de ejercer siempre la misma presión. Por otra parte, todas las columnas son igualmente favorables para ganar con el alfil. El caso se ve claramente expresado en el siguiente final, que fue tablas, pero por error del jugador que actuaba con el peón de ventaja. En la posición del diagrama siguiente juegan las blancas y no es fácil ver cómo puede hacerse para ganar. Ejemplo – 1-0

EL CABALLO COPADO
Muestra clara de las posibilidades del alfil la da este final de Calvi, en que se ve la única posición del rey que permite empatar, y en qué forma puede coparse al caballo. Final de – Calvi 1-0

EL CABALLO LUCHA CON DIFICULTAD CONTRA UN PEÓN “a” O “h”
Y finalmente, para familiarizarnos con los recursos que brinda el peón de ventaja en lucha contra el caballo, veamos el siguiente final, de L. Bledow, publicado en 1842. Final de – Bledow 1-0

UNA DE LAS POCAS EXCEPCIONES
Y ahora veremos una de las raras posiciones en que el caballo logra empatar. Se trata de cuando lucha con un peón “h” (o “a”) que se corone en casilla de distinto color del alfil enemigo. En este caso existe el recurso de entregar el caballo, para arribar al típico final de rey contra alfil y peón “h” (“a”), tablas
teóricamente. Excepción – ½-½

LA LUCHA CON VARIOS PEONES POR BANDO
Veamos un excelente final en el que las negras jugaron con un peón de ventaja y alfil contra caballo y ganaron, a pesar de que el peón estaba doblado y el caballo ocupaba una situación preponderante en el centro del tablero. Fue en una partida de Winawer contra Blackbume, del torneo de Nuremberg de
1883. Winawer – Blackbume 0-1

Admin bar avatar
About German 227 Articles
Soy German Spata ,Maestro FIDE Argentino , me dedico a formar jugadores con perfil competitivo. Actualmente gran parte de mis alumnos tienen objetivos serios en ganar los Campeonatos Nacionales Amateurs (Sub 2300/2000/1700) y Nacionales Infantiles.

Se el primero en comentar

Deja un Comentario

Your email address will not be published.


*