Clase 193 – Dos alfiles y alfil y caballo

Que la superioridad de dos alfiles unidos sobre dos caballos es algo positivo lo demuestra el hecho de que el 90% de las partidas en que se plantea un duelo de este tipo en manos de maestros se definen con la victoria de ambos alfiles. Sólo las malas configuraciones de peones de uno u otro bando pueden hacer trastabillar la rigidez del principio, como lo probó la anterior partida entre Lasker y Chigorin. Pero la magnitud de aquella excepción sólo sirvió para poner en evidencia lo raro de esos desenlaces y la serie de factores que deben concurrir para que esto se produzca. Pero así como es relativamente fácil para un ajedrecista de garra hallar la vía del éxito en una lucha de dos alfiles contra dos caballos, lo es menos cuando se trata de un final de dos alfiles contra alfil y caballo. La existencia de un alfil en el bando rival hace más compleja la lucha y suele acontecer que la acción de esa pieza obliga a un cambio de alfiles que lleva al final de alfil contra caballo, que ya hemos estudiado. Sabemos que el alfil supera al caballo en las conformaciones unidas de peones,
y, en cambio, el caballo es más fuerte cuando hay peones en ambos sectores.

ALARDE TÉCNICO DE RUBINSTEIN
Comenzaremos nuestros ejemplos con la partida entre Tarrasch y Rubinstein, jugada en el torneo de San Sebastián de 1912, que Ricardo Reti publica como modelo del sutil juego del segundo, y para mostrar la técnica de la lucha de dos alfiles unidos y las ventajas que esto significa en manos como las de Rubinstein. Tarrasch,S – Rubinstein,A 0-1

UN MODELO DE LILIENTHAL
La partida que insertamos a continuación es la que Lilienthal le ganó a Bolbochán después de una difícil lucha en la que el ajedrecista argentino se defendió tenazmente, pero en definitiva en vano, contra la acción combinada de los dos alfiles. Veamos: Lilienthal,A – Bolbochán 1-0

LA RAZÓN DE LA INSISTENCIA
Hace ya algún tiempo que estamos girando sobre un mismo tema y quizá para muchos aficionados sea bastante lo dicho. Pero como se trata de una parte vital de la técnica del ajedrez y ofrece una serie de sutilezas muy grandes, insistimos en el mismo, abundando en ejemplos de distinta familia, para compenetrar perfectamente a los lectores de este importante problema de ajedrez de todas las épocas, que últimamente ha cobrado excepcional interés.
Ya no estamos en el momento de las explicaciones, que ya lo hemos pasado, sino en el de los ejemplos, para luego sacar conclusiones de los mismos y tratar de atrapar los principios generales que la experiencia nos sugiera. Pero antes de mostrar una importante partida de Flohr, que será seguida de otras de gran importancia que han tenido por protagonistas a maestros, nos permitiremos comentar el planteo de una partida que jugaron Alekhine y Euwe en el match por el campeonato mundial. En ella se ofrece una variante de la Defensa Nimzoindia, que la técnica acepta por las compensaciones que el cambio prematuro de alfil brinda, pero que no se ha probado, ni mucho menos, que sea totalmente satisfactoria para hallar la ansiada igualdad, como lo prueba
Alekhine. Y nos interesa la variante en cuestión, por cuanto en ella se viola un principio vital de la técnica del ajedrez, como es el de cambiar el alfil que marcha por las casillas del mismo color que el peón más avanzado, lo que estratégicamente es casi siempre un error técnico serio. Y no ha tardado en probarse que la excepción de la Nimzoindia no es tal. Alekhine,A – Euwe,M 1-0

UN MODELO DE LA TÉCNICA DE FLOHR
Veremos ahora una lucha posicional de final entre dos alfiles y dos caballos, que me ganó Flohr en el Torneo de las Naciones de Varsovia de 1935.
Flohr,S – Grau,R 1-0

About German 226 Articles
Soy German Spata ,Maestro FIDE Argentino , me dedico a formar jugadores con perfil competitivo. Actualmente gran parte de mis alumnos tienen objetivos serios en ganar los Campeonatos Nacionales Amateurs (Sub 2300/2000/1700) y Nacionales Infantiles.

Se el primero en comentar

Deja un Comentario

Your email address will not be published.


*