Clase 23 – El dominio de las diagonales

Al tratar temas especiales de este curso que estamos desarrollando hemos considerado la fuerza del alfil en las posiciones de ataque. Lo hemos visto actuar, conjugada su acción con la de la torre en la gran diagonal, con la dama y con un caballo en posiciones especiales. Hoy lo consideramos como fuerza aislada, pues observaremos cómo, de su acción casi exclusiva, se desprenden infinidad de victorias en posiciones difíciles. Sobre la fuerza de los alfiles hemos hablado en su oportunidad. Afirmamos, amparados en opiniones de técnicos reputados, que estas piezas tienen un valor fundamental en la técnica del ajedrez. Como que, en nuestra opinión, la estrategia de los planteos está determinada por dos factores predominantes: por un lado, el esqueleto de peones que los constituyen, y, por otro, la existencia del alfil que actúa por las casillas de distinto color a las que ocupan los peones centrales y rígidos de su bando. Ahora veremos cómo se extiende la fuerza de esas piezas, ágiles, punzantes y tenaces en el medio juego y cómo debe meditarse mucho antes de permitir que un alfil rival domine una diagonal vital, aun cuando haya piezas entre medio que lo obstruyan, pues nunca es fácil que esa pieza pueda quedar reducida en su acción. De la manera en que se pone en actividad por medio de maniobras intermedias típicas, trataremos en este capítulo y el siguiente, que corresponden al curso sobre combinaciones de ataque ganadoras que estamos desarrollando.

LA JUGADA INTERMEDIA
Comenzaremos con una serie de ejemplos valiosos, los cuales, en su mayoría, figuran recopilados en el libro sobre combinaciones de Richter, que abunda en posiciones características de este tipo.

EL SACRIFICIO PARA VALORIZAR EL ALFIL
El ejemplo es simple y lo hemos escogido especialmente para mostrar cuáles son los tipos de recursos basados en la acción del alfil que trataremos de explicar en este capítulo. Seguiremos con uno de mayor jerarquía.

BUEN ALFIL CONTRA FALSO ALFIL
La que sigue es una posición muy instructiva, pues nos muestra el detalle de que ambos jugadores disponen de alfiles poderosos apuntando al sector vital del rey enemigo.

UN EJEMPLO DE ALEXANDER
Este ejemplo interesante de maniobra de un alfil nos lo da la partida de Alexander con el Dr. Lachman en el torneo de Stolp, de 1934. Alexander,C – Lachmann 1-0

El alfil, pieza simpática para la mayoría de los jugadores, pero menos temida que los caballos por los que recién se inician, es elemento vital de la técnica del ajedrez y su valor aumenta en las partidas de ataque y en las posiciones abiertas o semiabiertas.

About German 226 Articles
Soy German Spata ,Maestro FIDE Argentino , me dedico a formar jugadores con perfil competitivo. Actualmente gran parte de mis alumnos tienen objetivos serios en ganar los Campeonatos Nacionales Amateurs (Sub 2300/2000/1700) y Nacionales Infantiles.

Se el primero en comentar

Deja un Comentario

Your email address will not be published.


*