Clase 24 – La iniciativa , base del ajedrez

El estudio de las partidas que se resuelven por medio de un ataque violento es siempre grato para el aficionado. Comprende un aspecto elemental de la técnica del jugador, mas a pesar de esto, ni aun el más avezado de los cultores del juego deja de sentirse atraído por sus encantos y de enorgullecerse de la misma si la combinación es profunda. Es por cierto el juego de ataque en sí de menos jerarquía que el estrictamente posicional, y es, asimismo, más fácil. Ahora que no debe confundirse juego posicional con carencia de iniciativa y juego sin planes, como lo hacen aún ajedrecistas de primera categoría, que habitualmente mueven sus piezas detrás de la cadena de sus propios peones. El juego de posición es, en ajedrez, punzante, dinámico, de sutil iniciativa. Por medio de él se mina la posición rival y se prepara la combinación final, que es simplemente, en este caso, un accidente de la partida. Pero no es juego de posición concretarse a parar amenazas y hacer jugadas inocuas que no complementan nada y sólo están orientadas por el deseo de evitar que el rival pueda realizar un plan de ataque rápido. Eso es negar la belleza del juego, y es preferible, antes que un ajedrecista de este tipo, un combinador puro, que cree que en todas las posiciones hay que recurrir al remedio heroico del sacrificio o del juego de ataque, en la esperanza de que éste no fracase. Esto es primitivo, pero por lo menos revela ingenio y una inquietud. La verdadera postura del ajedrecista es en realidad la de buscar siempre la iniciativa, minar la posición rival por medio de jugadas que al crear problemas permanentes provoquen debilidades que más tarde permitan llevar a efecto un ataque ganador. Atacar sin debilidades en la posición rival es muy heroico, pero carece de inteligencia. Puede salir bien, pero puede salir mal, y el ajedrez, símil de la guerra en muchos aspectos, sólo debe aceptar como cuerda toda tentativa de triunfo que lleve una seguridad estratégica en sus planes.

ATAQUE A POSICIONES DÉBILES
Todas las posiciones que nosotros mostramos en este curso sobre temas típicos de combinación ofrecen deficiencias estratégicas fundamentales previamente creadas por el rival antes de emprender el ataque con seguridad absoluta de éxito. Veremos algunos casos claros en los ejemplos que siguen:

UN EJEMPLO DEL DR. EUWE
Veamos otra posición instructiva. A la posición se llegó en una partida entre el doctor Euwe, con las blancas, y Loman, en Rotterdam, en 1924.
Euwe,M – Loman,R 1-0

UN EJEMPLO FAMOSO
Un ejemplo famoso de la acción de los alfiles sobre el enroque nos lo da una antigua partida jugada entre Chigorin y Schiffers, que data de 1897.
Schiffers,E – Chigorin,M 0-1

DE LA CAMPAÑA DE CARLOS TORRE
También complicado es el ejemplo que ahora mostraremos, que se produjo en una partida entre el gran ajedrecista mejicano Carlos Torre y el teórico vienés Grünfeld. La partida fue ganada por el mejicano, considerado por Alekhine y los maestros que lo conocieron como el más serio aspirante al campeonato del mundo apenas enriqueciera su experiencia. Fallas físicas impidieron que se materializara este anhelo de los aficionados latinos, pero queda, para quienes lo admiraron, una serie reducida, pero valiosa, de partidas. Torre Repetto,C – Gruenfeld,E 1-0

Los ejemplos dados bastan para demostrar de qué manera gravitan los alfiles en este tipo de posiciones de ataque, y lo grave que es crear debilidades en el enroque mientras existan piezas, tan valiosas, en las posiciones agresivas.

About German 226 Articles
Soy German Spata ,Maestro FIDE Argentino , me dedico a formar jugadores con perfil competitivo. Actualmente gran parte de mis alumnos tienen objetivos serios en ganar los Campeonatos Nacionales Amateurs (Sub 2300/2000/1700) y Nacionales Infantiles.

Se el primero en comentar

Deja un Comentario

Your email address will not be published.


*