Clase 28 – Las piezas sobrecargadas como tema de combinación

En otra parte nos hemos ocupado de las piezas sobrecargadas. Denominamos así a las piezas que tienen la obligación de desempeñar una doble función y protegen a la vez dos puntos atacados. Y llegamos a la conclusión de que una pieza no puede defender cabalmente una zona doblemente amenazada y que generalmente la existencia de una posición de este tipo debe dar tema para una combinación ganadora. Las piezas deben estar defendidas por el mismo número de piezas que las agresoras o con piezas de menos valor cuando no pueden oponerse los mismos efectivos. Por ejemplo, un caballo atacado por la dama y dos torres enemigas y sostenido por un peón, no corre peligro, ya que para capturarlo habrá que entregar una calidad. Pero si ese peón apoya simultáneamente a otra pieza el mal es más grave, ya que efectuados los cambios siempre se perderá material. Por ejemplo, si hay un caballo en d4 y otro en f4 sostenido por un peón de e3, y los caballos están atacados por una torre en f8 y otra en d5

 bastará jugar …,Txf4 para ganar material, apenas el peón cumpla su misión de castigar la pieza atrevida, que hizo la primera captura. Esos caballos están, pues, mal sostenidos, de la misma manera que lo está una pieza atacada por mayor número de piezas del mismo valor.

VALIOSO EJEMPLO DE GRÜNFELD
Iniciaremos, pues, el tema que en distintos capítulos hemos esbozado, pero sin profundizar el estudio de sus problemas. Ahora estamos agotando los temas de combinación posibles que merecen ser mencionados y tienen características típicas, y éste es uno de los más ricos ejemplos y de mayor practicabilidad. Comenzaremos con el ejemplo de una posición a que se llegó en una partida entre Grünfeld y Helling, en el torneo de Berlín de 1928.
Gruenfeld,E – Helling,K 1-0

UNA RED DE PIEZAS SOBRECARGADAS
Más complicado es el ejemplo que nos ofrece una partida de Frydman con Vidmar, que se produjo en el torneo de Budapest de 1934. Frydman,P – Vidmar,M 1-0

NOTABLE JUGADA
Un caso típico de piezas inmovilizadas por la necesidad de sostenerse entre sí y de la fuerza que en ese caso tiene la obstrucción lo da el final de la partida entre Eliskases y Holst, que fue así: Eliskases,E – Holzl 1-0

También bonito es el ejemplo de la partida Bardeleben y Steinitz, uno de los más clásicos que se conocen, que damos íntegramente por tratarse de
una demostración hermosísima que no debe ser olvidada. La partida es en su final, especialmente a contar de la jugada 22, una sinfonía de piezas sobrecargadas. Se observa en ese momento que la torre se defiende sola en la séptima línea, por el hecho de que la dama blanca ataca también la torre de c8. A su vez las blancas están en parecida situación, por cuanto no pueden capturar la dama, que se defiende sola por una amenaza de mate. Pero Steinitz encuentra la manera de construir, en mérito a la situación especial de las piezas, una posición de mate, por lo cual el tema de piezas sobrecargadas sirve como recurso táctico ganador. Veamos la partida citada, con notas debidas al Dr. Raúl López Martínez, que fue uno de los comentaristas más sagaces de nuestro ajedrez. Steinitz,W – Von Bardeleben,C 1-0

About German 226 Articles
Soy German Spata ,Maestro FIDE Argentino , me dedico a formar jugadores con perfil competitivo. Actualmente gran parte de mis alumnos tienen objetivos serios en ganar los Campeonatos Nacionales Amateurs (Sub 2300/2000/1700) y Nacionales Infantiles.

Se el primero en comentar

Deja un Comentario

Your email address will not be published.


*