Clase 3 – Los ataques al enroque

El tema que vamos a tocar no es, por cierto, una novedad. Ha sido encarado por la casi totalidad de los técnicos, y esta misma frecuencia con que ha preocupado a quienes pretenden aclarar los aparentes misterios de la estrategia del juego revela hasta qué punto es valioso para el aficionado. Tiene además otro aspecto, que lo hace agradable de leer y de considerar, y es que los problemas que en él se debaten son de una trascendencia tal en la vida de la partida (nada menos que dar mate), y los procedimientos tan impresionantes (sacrificios y jugadas permanentes de iniciativa), que resulta bonito y de fácil comprensión. No sucede con él como con los problemas de alta técnica, en los que se lucha por ventajas sutiles, por conquistar simples casillas o por lograr un aparente e inocuo cambio de piezas, que si son notables para el erudito, no logran conmover a la masa de jugadores, que aún no está preparada para gustar de tan sutiles procedimientos.
EL ATAQUE DIRECTO SOBRE EL REY
El sacrificio es la nota vibrante del ajedrez; tiene el brillo que embellecía la guerra antigua, donde se luchaba de frente y cara a cara, lo que sin duda era menos hábil que lo actual, pero mucho más digno y emocionante. Eran problemas de vida o muerte, y los ataques sobre el enroque en ajedrez son un símil de esto. En ellos se lucha abiertamente en pos de una victoria, con planes claros que el adversario conoce y que en muchos casos no puede evitar. Pero esas combinaciones no son misteriosas y pueden explicarse. Para llevar a efecto un ataque sobre el flanco donde el adversario está enrocado es fácil establecer algunos principios estratégicos indispensables para que el ataque tenga perspectivas de éxito. Veamos cuales son esos principios.
LOS PUNTOS ATACABLES
Las caracterísicas del enroque que se desea atacar señalan el tipo de ataque que debe lanzarse. Si se trata de un enroque debilitado ya por el avance de un peón, la manera de atacarlo reside en el avance de los propios peones. Si, en cambio, es un enroque con la configuración perfecta de peones (todos en su casilla inicial) el medio para vulnerarlo es más peligroso para quien lo intenta: el sacrificio de material. Nos ocuparemos primero y exclusivamente de este último tipo de ataque y estableceremos algunos principios estratégicos indispensables para llevarlo a efecto:
1° Lo principal que debe poseer quien ataca es ventaja en espacio en el centro del tablero, lo que equivale a decir que debe dominar mayor número de casillas que el adversario.
2° Poseer un peón en e5 contra un peón en e6 adversario es una de las posiciones típicas de ataque sobre el enroque.
3° La importancia del principio anterior está en que el peón en e5 elimina de la casilla f6 al caballo adversario, pieza que defiende casi definitivamente todo ataque sobre el enroque.
4° Hay que dominar alguna diagonal sobre el enroque y debe poseerse, en la generalidad de los casos, el propio caballo en f3.
5° La existencia del alfil rey, que es el alfil más agresivo, pues ataca el punto h7 enemigo.
6° Esto puede completarse y hasta reemplazarse con la posesión de las columnas abiertas sobre el enroque adversario.
7° Cuando esto no es posible, se debe reemplazar con la colocación de las torres en la tercera línea. Esto para los ataques por medio de piezas, cuando los peones del que ataca permanecen inmóviles, que es el tipo de ataque rápido, del que vamos a ocuparnos.
8° El dominio de las casillas f6, g6 y h6 asegura el éxito de cualquier ataque.
9° El dominio de la quinta horizontal, especialmente la colocación de un caballo en f5, g5 o h5, y en ese mismo orden de importancia.
10° Finalmente, ventaja de material móvil en la zona donde se desarrolla el ataque.
UN EJEMPLO DE MIESES
Para dar un poco más de vida a nuestras afirmaciones comenzaremos por mostrar un bonito ejemplo, en el que le tocó actuar al veterano maestro alemán Mieses. Mieses,J – NN 1-0

EL MISMO TEMA TRATADO POR MARSHALL
Veamos ahora un ejemplo excepcionalmente notable. Para no extendernos excesivamente analizaremos el final de una partida jugada entre el maestro que durante años fue campeón de los Estados Unidos, Frank Marshall, y Levitzky. Lo insertaremos por cuanto el sacrificio que se realiza en esta partida tiene gran similitud con el anterior y mucha también con el diagrama de la partida entre Fox y Bauer. En ambas ocasiones las blancas sacrificaron la dama en g6, para rematar la lucha. Levitsky,S – Marshall,F 0-1

Admin bar avatar
About German 226 Articles
Soy German Spata ,Maestro FIDE Argentino , me dedico a formar jugadores con perfil competitivo. Actualmente gran parte de mis alumnos tienen objetivos serios en ganar los Campeonatos Nacionales Amateurs (Sub 2300/2000/1700) y Nacionales Infantiles.

4 Comentarios

Deja un Comentario

Your email address will not be published.


*