Clase 35 – Doble amenaza y jaque doble

La doble amenaza es indudablemente la base del mayor número de victorias. En realidad, la doble amenaza existe en cada una de las jugadas de los ajedrecistas experimentados, aunque habitualmente son amenazas sin trascendencia y fáciles de contener. Cuando un jugador amenaza, por ejemplo, a una pieza y al par retira la pieza atacante a lugares más propicios, realiza en verdad una doble amenaza. Asimismo, cuando proyecta colocarse en dos puntos fuertes del tablero, aun cuando no ataque nada directamente, pone al rival bajo una doble amenaza. Bien sabemos que a menudo es más importante apoderarse de una casilla del tablero que ganar material, de la misma manera que en una guerra suele ser más provechoso dominar alturas o lugares estratégicos que ganar una batalla sin finalidad estratégica.

LA DOBLE AMENAZA Y EL DESCUBIERTO
Esta posición corresponde a una partida entre Fackler y Meek, que reproduce Richter en su libro sobre combinaciones. Fackler – Meek Line

En el torneo de Hastings de 1933 los maestros ingleses Taylor y Winter llegaron a la posición que sigue: Taylor,T – Winter,W 1-0

LA GANANCIA DE TIEMPO
Una interesante posición se produjo en la partida que en el torneo de Zurich de 1933 disputaron los ajedrecistas Blass y Hochstrasser. Se llegó a la siguiente posición: Blass,A – Hochstrasser 1-0

MATAR O MORIR
Ingenioso es el recurso también de jaque doble para ganar tiempo que se encuentra en la posición que a continuación detallamos:

UN FINAL FAMOSO DE 1882
Finalmente veremos el famoso ejemplo de la partida de Winawer con Mason, que se produjo en el torneo de Viena de 1882 y que sigue constituyendo uno de los alardes mayores del ingenio ajedrecista. Mason,J – Winawer,S 1-0

Admin bar avatar
About German 227 Articles
Soy German Spata ,Maestro FIDE Argentino , me dedico a formar jugadores con perfil competitivo. Actualmente gran parte de mis alumnos tienen objetivos serios en ganar los Campeonatos Nacionales Amateurs (Sub 2300/2000/1700) y Nacionales Infantiles.

Se el primero en comentar

Deja un Comentario

Your email address will not be published.


*