Clase 150 – La lucha de la columna “f” abierta contra el punto fuerte “e4” (e5)

Desde que la escuela clásica de Steinitz transformó el ambiente magistral, desde que Tarrasch convirtió la técnica en el secreto básico del juego, hay un problema que, no obstante los años, no ha sido definitivamente resuelto. No se trata ya del valor de las piezas, sino de algo menos tangible y tanto o más poderoso. Debemos encarar la lucha entre sí de dos de los más preciados factores estratégicos de toda la partida. De un lado, posesión de columna abierta, ventaja incuestionable en muchas posiciones; de otro, posesión de un punto fuerte en el centro del tablero, justo en la casilla desde la cual un caballo sostiene el peón base atacado por el rival. Hemos enunciado así el combate entre la columna “f” abierta, horizonte de un sinnúmero de partidas, y la cesión del cuadro “e4” (o “e5”) al adversario, para que en él ubique un caballo que desde ese punto fiscalizará el cuadro “f2” (o “f7”) propio, donde habitualmente se encuentra un peón agredido por las torres. Pero no es esta, en realidad, la única compensación por la columna abierta, ya que no sería muy amplia. La verdadera compensación radica en la extraordinaria acción de un caballo centralizado que actúa como un abanico sobre ocho cuadros vitales del tablero y, por extensión, indirectamente sobre cada uno de los cuadros que desde su futura ubicación puede dominar. Así, por ejemplo, y de acuerdo con la teoría de las casillas conjugadas que en oportunidad estudiamos, sabemos que un caballo en “e4” no sólo es una amenaza directa sobre el punto “c5”, sino que es un peligro en ciernes para todas las casilas que están vinculadas a ese sector: “b7”, “e6”, “d7”, “a4”, “b3”, “d3 ” y “a6”. De la misma manera, un caballo en “f5” es una amenaza indirecta sobre el punto “f7”, porque puede ir a ese lugar en sólo dos saltos. Así también, y este caso es muy frecuente, el caballo de “f3” es uno de los peligros más serios que se ciernen sobre el peón de “h7”, ya que en un solo y habitual salto se coloca en situación de agredirlo.

LA POSICIÓN BÁSICA DE LOS PEONES
Esa es la médula del tema que trataremos ahora. Estudiaremos la lucha que se produce entre una columna abierta: “f”, y el punto “e4” (“e5”) en manos del adversario. 

En una situación de peones de este tipo, o parecido, la idea madre de la lucha para las blancas es jugar f4 para abrir la columna “f”, generalmente ocupada por la torre de rey después del enroque corto. La de las negras es jugar …, c4, para quebrar la cadena de peones adversaria, pues hay un principio teórico dificil de violar, que se esboza así: es siempre tema de lucha el peón adversario que está delante de nuestro peón más avanzado. Pero sucede que al jugar f4 el adversario replica con …, exf4 y, si bien abre la columna “f”, ubicará una pieza en la casilla “e5”, que antes ocupaba el propio peón. Y esta pieza,
generalmente un caballo casi imposible de desalojar, suele valer más que la columna abierta. O por lo menos abre un grave interrogante y obliga a pensar minuciosamente cada vez que se pretenda hacer ese tipo de maniobra estratégica.

LA VICTORIA DE LASKER SOBRE STEINITZ
Pero prudente resulta seguir con el tema central para no divertirnos en detalles que pueden alejarnos del problema que en este momento nos interesa.
Veremos una de las muchas partidas que durante el año 1896 jugaron los maestros Emanuel Lasker (éste con las blancas) y Guillermo Steinitz, los dos rivales típicos del ajedrez de esa época. Lasker,E – Steinitz,W 1-0

Admin bar avatar
About German 226 Articles
Soy German Spata ,Maestro FIDE Argentino , me dedico a formar jugadores con perfil competitivo. Actualmente gran parte de mis alumnos tienen objetivos serios en ganar los Campeonatos Nacionales Amateurs (Sub 2300/2000/1700) y Nacionales Infantiles.

Se el primero en comentar

Deja un Comentario

Your email address will not be published.


*