Clase 67 – Peón que avanza, debilidad en Germen

Al afirmar, como lo hemos hecho, que cada avance de peón tiene un germen de debilidad, no hemos querido por cierto decir que los peones no deben
avanzarse. Para intentar vencer es necesario hacerlo y nunca se triunfa, ni en ajedrez ni en la vida, sin riesgo. Deseamos señalar, al manifestar que cada peón que se avanza es un problema que se crea, que no es posible avanzarlos sin cautela, ya que estas piezas carecen del cómodo recurso de replegarse que distingue a las otras y por lo tanto el daño puede ser irreparable. Además un peón avanzado significa problemas en la casilla lateral que éste ocupaba y a medida que se aleja de la propia zona de operaciones exige de las demás piezas una tarea intensa para sostenerlo. Además hay un principio antiguo que ni el tiempo ni los progresos de la técnica han podido alterar. Este es el que afirma que la principal virtud del peón es su movilidad. Y bien sabemos que los
peones avanzados corren, por el contrario, riesgos permanentes de quedar rígidos, contenidos por otros peones, para convertirse más tarde en centros de amenazas. Si, por ejemplo, se tiene un peón en e5 luchando contra otro en e6, en la gran mayoría de los casos está mejor el retrasado de e6 que el agresivo de e5. Este sólo será bueno si no existe el alfil rey enemigo, si la columna “d” se abre y si el rival no puede colocar una pieza en d5. Además la defensa del mismo obligará a estirar toda la configuración de peones. Por otra parte corre el riesgo de quedar aislado en ese sector y la debilidad de los peones aislados aumenta a medida que están avanzados y si, como en ese caso, se encuentran contenidos. El adversario lo atacará desde la posición normal de sus piezas y la defensa no será tan cómoda como la agresión.

CÓMO SE DEBILITAN LOS PEONES
Los peones avanzados pueden ser fuertes si se encuentran vinculados entre sí, cuando el adversario no dispone del recurso de atacar con otro peón el sostén, o al peón central de la conformación de peones, pues en ese caso se puede ver obligado el jugador a avanzar, o cambiarlos, cediendo puntos débiles o dejando aislados sus peones. Ejemplo de eso lo muestran a diario las partidas que se efectúan y es por cierto típico el planteo de uno de los encuentros del match que en 1936 llevaron a cabo Grau y Jacobo Bolbochán. Fue así: Grau,R – Bolbochan,J 1-0

EL DRAMA DE UN PEON DOBLADO
Ahora veremos una partida en la que, a pesar de la igualdad de peones existentes en su final, uno de los dos bandos está perdido por la defectuosa
configuración de los mismos. Se trata de la partida que Reti le ganó a Grünfeld en el torneo de Baden-Baden de 1925. Reti,R – Gruenfeld,E 1-0

Admin bar avatar
About German 226 Articles
Soy German Spata ,Maestro FIDE Argentino , me dedico a formar jugadores con perfil competitivo. Actualmente gran parte de mis alumnos tienen objetivos serios en ganar los Campeonatos Nacionales Amateurs (Sub 2300/2000/1700) y Nacionales Infantiles.

Se el primero en comentar

Deja un Comentario

Your email address will not be published.


*