Clase 41 – Diferencia entre el maestro y el aficionado

En cierta oportunidad le preguntaron al Dr. Lasker cuál era la diferencia entre un maestro y un buen aficionado. El entonces campeón del mundo replicó: “La diferencia entre un maestro y un buen aficionado no radica precisamente en lo más fundamental. El buen aficionado tiene a menudo un gran concepto del ajedrez, posee el sentido cabal de la estrategia y en líneas generales ve igual que un maestro. Sabe dónde está un punto débil y cómo debe planearse la maniobra ganadora. Pero se equivoca en la concatenación de las jugadas. Las transpone y malogra oportunidades valiosísimas”. De lo que se deduce que la diferencia está más en la táctica que en la estrategia. Un aficionado de primera fuerza o un maestro débil tienen el sentido de la posición, pero “ven mal y se equivocan”. De ahí el permanente debatirse en lamentos que sigue a toda partida de ajedrez. El “tuve la partida ganada” es casi siempre una verdad, pero también es cierto que quien con frecuencia repite lo mismo, alimenta una sospechosa costumbre de equivocarse, de la que no debe culparse ni al ajedrez ni al azar. Es prueba de que sufre una falla ajedrecística, que es la que en realidad le impide jugar mejor, por lo cual bien haría en tratar de subsanarla en lugar de protestar contra el adversario que tuvo la fortuna de medirse con un rival que se equivoca tanto. El profesor Ricardo Reti opinaba, en cambio, que el secreto de la diferencia está en el mejor concepto de la estrategia del juego y en su mayor dominio del planteo de todas las posiciones. Y nosotros agregaríamos que la superioridad está en cada uno de los detalles técnicos del ajedrez, pero que en gran parte radica en la precisión matemática para descubrir las jugadas intermedias de toda combinación, que son en realidad la llave maestra del éxito.

UNA VICTORIA DE COLLE
En el torneo de San Remo de 1929, el campeón belga Edgard Colle le ganó una partida magnífica a Bogoljubow. Se llegó a la siguiente posición:
Bogoljubow,S – Colle,E 0-1

UN JAQUE INTERMEDIO
Un nuevo ejemplo interesante sobre el mismo tema lo ofrece la siguiente posición:

LA OPINIÓN DE RETI
Pero bueno es que mostremos de qué manera el profesor Reti considera el ajedrez que practican los aficionados en comparación al de los maestros. Y para hacerlo nada mejor que reproducir los comentarios que le sugirió la partida que en 1925 disputó en Río de Janeiro junto con Luis Vianna contra el Dr. Barbosa D´Oliveira y Marcelo Kiss, ajedrecísta húngaro radicado en Brasil. La partida, por otra parte muy instructiva, prueba lo peligroso que es dejarse arrastrar por combinaciones ganadoras, aun cuando parezcan que permiten ganar tiempos. Y como detalles ocultos: la acción aparentemente innocua de un alfil en una diagonal y la apertura de una columna con un sacrificio hipócrita son más valiosas que las aparentes ventajas de material.
Barbosa d’Oliveira/MarceloKis – Réti/Vianna 1-0

Admin bar avatar
About German 227 Articles
Soy German Spata ,Maestro FIDE Argentino , me dedico a formar jugadores con perfil competitivo. Actualmente gran parte de mis alumnos tienen objetivos serios en ganar los Campeonatos Nacionales Amateurs (Sub 2300/2000/1700) y Nacionales Infantiles.

1 Comentario

Deja un Comentario

Your email address will not be published.


*