Clase 155 – El punto “d4” (“d5”) contra la columna “c”

Haremos una variante en el tema que hemos analizado sobre la lucha estratégica de dos elementos vitales de la técnica del ajedrez. Conocemos partidas donde se lucha por un punto fuerte, donde se ponen en juego maniobras tácticas para dominar una columna abierta o donde el arte de la simplificación
adquiere relieve excepcional para lograr un final más o menos favorable. Asistimos ya a la lucha de la columna “f” abierta contra un caballo centralizado en “e4” (“e5”). Traslademos ese mismo combate al otro flanco: será así la lucha del caballo en “d4” (“d5”) contra la columna “c” a merced del adversario. Se trata de un tema de gran importancia, ya que tiene similitud con el anterior y se adapta a una serie de tipos de planteos. En el caso que nos ocupa sucede con gran frecuencia en el Gambito de Dama y ofrece abundante tema al comentario y a la discusión. Durante años se ha planteado la cuestión de qué tiene más utilidad en la lucha práctica, y por mucho tiempo se atribuyó a la columna abierta el máximo valor, pero la experiencia prueba que un caballo centralizado, al tomar el cuadro “c2” (“c7”) y evitar la entrada de la torre en séptima, y al incidir sobre la red de casillas “f5”, “e6”, “c6” y “b5” (o “f4”, “e3”, “c3” y “b4”), dispone de un vasto campo de operaciones y realiza una acción de abanico dificil de contrarrestar si está sostenido y no puede ser desalojado.

UNA PARTIDA TÉCNICAMENTE VALIOSA
Veamos esto a través de un ejemplo local interesante. Se trata de una partida jugada en un torneo de primera categoría, en consulta, realizado en el Círculo de Ajedrez en 1938. Fue así: Guimard/Alles – Palau/Ojeda 1-0

OTRA EXPERIENCIA DE VALOR
Observemos ahora una posición típica e instructiva, en la que se advierte la enorme fuerza del caballo en “d4”.

El material de que disponen ambos bandos es equivalente y las debilidades que existen (en el flanco dama) se compensan. Sin embargo, se puede afirmar que la partida está ganada por las blancas. ¿Qué razones existen para hacer tal aseveración? Nuevamente podemos observar aquí que las blancas tienen en la casilla “d4” un caballo en sólida posición, que bloquea al peón “d” negro e impide al mismo tiempo una acción efectiva al alfil de “b7”, por cuanto esta pieza desde “a6” tampoco tiene un radio de acción aceptable. Observemos que el caballo difícilmente podrá ser desalojado, aunque existe la remota
posibilidad de jugar …, e5. Al paralizar la acción de las fuerzas negras, las blancas no tienen ningún inconveniente para atacar sin riesgos y con éxito en el flanco de rey. La torre dama blanca pasará por “a3 ” a “g3 ” o “h3”, según los casos. La torre rey, desde “e5”, amenaza una ruptura con f5 -¡otra vez f5!- o bien el pasaje a “g5” o “h5”, para colaborar con la otra torre. Y a todo esto, las negras no pueden poner remedio. Una rápida victoria obtuvieron las blancas en esta ocasión. El caso es parecido en su delineamiento estratégico con la partida que acabamos de ver y como consecuencia podemos establecer que el dominio de una casilla central bloqueando un peón con el caballo, habiendo columna o columnas laterales abiertas, es de capital importancia sólo cuando el desarrollo de ambos bandos es equivalente y existe, por lo tanto, la posibilidad de desnivelar la lucha haciendo valer esa ventaja estratégica.

Admin bar avatar
About German 226 Articles
Soy German Spata ,Maestro FIDE Argentino , me dedico a formar jugadores con perfil competitivo. Actualmente gran parte de mis alumnos tienen objetivos serios en ganar los Campeonatos Nacionales Amateurs (Sub 2300/2000/1700) y Nacionales Infantiles.

Se el primero en comentar

Deja un Comentario

Your email address will not be published.


*