Clase 173 – Los cambios de damas

Múltiples son los problemas que el ajedrez ofrece. Los hemos puntualizado a través del permanente hurgar en el laberinto real y supuesto de la técnica del juego. Pero estamos muy lejos de haber acaparado todos los problemas importantes. A menudo, una pregunta, una consulta, pone sobre el tapete un nuevo tema importante. Uno de esos casos se produjo con motivo de la polémica suscitada en un torneo mayor alrededor de una partida en la que un cambio de damas significó el desequilibrio de la lucha, hasta ese momento perfecta. El cambio de las piezas no es siempre el canje de valores exactamente iguales, ya que las piezas cambian de valor de acuerdo con la posición que todas en general ocupan en el tablero. Y si esto sucede con las piezas menores, en el caso de las damas el problema suele magnificarse, como lo ha probado el doctor Alekhine en los comentarios con que da jerarquía a una de las partidas (la novena) por él jugadas en el “match” que por el título máximo disputó con Bogoljubow. Establece el Dr. Alekhine, en la versión castellana de su último libro, de qué manera los maestros más fuertes suelen engañarse cuando se ven frente a la posibilidad de un cambio de damas en el medio juego, lo que suele ser el comienzo de sus dificultades futuras. La partida que damos a continuación, con notas del campeón mundial, es clara al respecto y destaca, con la admirable precisión de sus comentarios, la importancia de este detalle estratégico. Bogoljubow,E – Alekhine,A 0-1

OTRA VEZ ALEKHINE
Que el valor de las piezas es mutable en ajedrez es una verdad añeja. Hemos ya observado en otros lugares de qué manera la configuración de peones adquiere importancia para asignarle a un alfil o al otro mayor fuerza. Analizamos también cómo en ciertas configuraciones de peones los caballos son más fuertes que los alfiles, o viceversa, y aun sabemos que las torres cambian de valor según estén en la defensiva o en la ofensiva. Por ejemplo, si llegamos a una posición en la que exista un peón blanco en “a4” y otro negro en “a5”, y ambos jugadores disponen de una torre en “a1” y “a8” respectivamente, estará decididamente mejor quien pueda jugar en ese momento, porque podrá atacar al peón rival de flanco, y a la vez que esclavizar la torre adversaria en la defensa del peón, tendrá posibilidad de actuar en la ofensiva. En los casos de las damas el problema es más sutil, pero existe de idéntica manera. La dificultad es grande para saber, en muchas posiciones, por qué una dama vale más que otra, hasta el punto que los propios maestros de mayor prestigio tropiezan con inconvenientes para establecerlo en la lucha viva. Así se explica que Alekhine pueda afirmar que tanto Bogoljubow como Euwe fueron batidos por él en diversas oportunidades por esta razón. Y para comprobarlo una vez más, comentaremos la tercera partida del “match” de exhibición con Euwe, que realizaron el 12 de diciembre de 1937, después de haber recobrado Alekhine el título de campeón mundial. La partida se desarrolló de esta suerte:
Alekhine,A – Euwe,M 1-0

Admin bar avatar
About German 226 Articles
Soy German Spata ,Maestro FIDE Argentino , me dedico a formar jugadores con perfil competitivo. Actualmente gran parte de mis alumnos tienen objetivos serios en ganar los Campeonatos Nacionales Amateurs (Sub 2300/2000/1700) y Nacionales Infantiles.

Se el primero en comentar

Deja un Comentario

Your email address will not be published.


*