Clase 61 – la obstrucción en los planteos , tema fundamental

Abundantes han sido los ejemplos de todo tipo que hemos dado para hablar sobre la obstrucción. Hemos observado cómo se usa esa clase de maniobras estratégicas para reducir la movilidad de las piezas rivales y también, a menudo, para salvar situaciones aparentemente irremediables. La obstrucción es, en realidad, la base de una serie de temas estratégicos y hasta la teoría del famoso alfil malo, como ya hemos tenido oportunidad de señalar, encuentra asidero en la obstrucción de fuerzas enemigas mediante maniobras posicionales hábiles. Arma en las partidas de ataque para atenuar el brío de la acción enemiga, es también arma para esgrimir ofensivamente contra el rival. Se puede obstruir directamente la marcha de una pieza rival, u obligar a que el adversario lo haga mediante maniobras de sacrificio, o simplemente posicionales. También vimos casos extraordinarios en que se logra empatar una partida mediante la obstrucción definitiva de las propias piezas. El tema del ahogado es, en gran cantidad de casos, el tema de la obstrucción, pero sutilizado.

UN FINAL ABSURDO
La prueba de esto lo da el final de Berger que damos a continuación, en el que se produce un empate, aparentemente imposible, pues no se ve de qué manera las blancas pueden oponerse a la decisiva ventaja que significará a las negras la coronación del peón “a”. En él juegan las blancas y hacen tablas.
final de Berger – ½-½

UN EJEMPLO DE CAPABLANCA
Ahora seguiremos los detalles de una notable partida de Capablanca, que se decide por a habilidad con que en la parte final el cubano anula una maniobra de clavada aparentemente ganadora, porque inutiliza una importante pieza agresiva, mediante la colocación de otra pieza en la trayectoria de la que clava, lo que, al superponer la piezas clavadas, crea una posición de obstrucción muy aplicable en multitud de posiciones.
Capablanca,J – Tholfsen,E 1-0

CONCLUSIONES TÉCNICAS

1° La obstrucción es toda aquella maniobra por medio de la cual se reduce la acción de las piezas rivales, ya mediante las propias fuerzas o las del bando adversario.

2° Se trata simplemente de una maniobra para restarle espacio al adversario (en el caso de la típica jugada e6 de los planteos, que involucra la pérdida de un peón para acumular piezas rivales que limiten las posibilidades de desarrollo del mismo) o para darle movilidad a una pieza clavada, com en el caso del ejemplo que hemos visto.

3° Cuando una pieza clava a otra, la maniobra típica para restarle efectos a esa amenaza es la obstrucción, o sea la interposición de una pieza en el camino de la agresora.

4° Cuando el adversario tiene dos piezas que juegan muy eficazmente, pero que cruzan su acción en una determinada casilla del tablero suele ser típico el sacrificio de una pieza en la misma, para que al tomar con una de las piezas, la otra vea anulada su marcha. Sacrificio en la casilla crítica, que ha originado infinidad de finales artísticos.

5° También la obstrucción se produce en los finales de reyes y peones. En los finales que entran en la teoría del cuadrado, suele ser tema el sacrificar algún peón para obstruir la marcha del rey y para que éste no pueda adelantar en línea recta para tratar de contener el peón adversario que avanza.

6° La existencia del empate por ahogado halla asidero en las maniobras de obstrucción. En este caso debe considerarse la auto-obstrucción de las propias fuerzas, para llegar a la inmovilidad absoluta, que se conoce por “ahogado”. Este es el aspecto positivo de esta maniobra, generalmente desagradable para quien se ve víctima de ella, pues, sacando este caso especial, en ajedrez gana quien tiene mayor movilidad con sus piezas, y la obstrucción tiende, en realidad, a restarla.

7° También la obstrucción es un recurso para quitarle la retirada a las piezas de mayor valor adversario (la dama o la torre). Y especialmente es frecuente el caso con las torres, por ser más fácil cerrarles el paso.

8° De esto se deduce que es siempre peligroso colocar una torre en el campo enemigo, si hay alguna posibilidad de que no puede seguir abierta la columna en que se halla. Hay que considerar si el rival no dispone de una forma para bloquearla, aun mediante sacrificios de una pieza menor (obstrucción).

9° El afil malo es un producto de la obstrucción, que es, en realidad, un tema más amplio e importante. Por eso hay que temer siempre el sacrificio de un peón enemigo para cerrarle el paso a los alfiles, y también que el rival juegue de manera que obligue a autobloquear esas piezas.

10° También la obstrucción suele ser arma complementaria de los ataques, pues por medio de ella se consigue a menudo anular transitoriamente la acción defensiva de una pieza. La interclusión es una forma de la obstrucción.

Admin bar avatar
About German 227 Articles
Soy German Spata ,Maestro FIDE Argentino , me dedico a formar jugadores con perfil competitivo. Actualmente gran parte de mis alumnos tienen objetivos serios en ganar los Campeonatos Nacionales Amateurs (Sub 2300/2000/1700) y Nacionales Infantiles.

Se el primero en comentar

Deja un Comentario

Your email address will not be published.


*