Clase 175 – Algunas reglas valiosas

Error grave es cambiar la dama por el mero hecho de evitar complicaciones, ya que quien ofrece el cambio, o lo propone, sabe por qué lo hace y lo primero que ha calculado es que el adversario no rehuya el cambio. En la partida siguiente sucede lo contrario. En una posición relativamente inferior, Tartakower comprende, y con razón (jugada 25ª), que debe cambiar las damas para anular la enorme agresividad de la dama rival. Tiene dos opciones y
se decide por la que aparentemente gana un tiempo, pero que, en cambio, lo lleva a un final que su rival gana magistralmente. En cambio, de haber buscado otro lugar para cambiar la valiosa pieza rival habría salvado la partida. Detalles sutiles, que son afortunadamente la esencia misma del juego y los que le asignan su renovada atracción. Pero es bueno estar advertido que en cada cambio de damas está habitualmente el germen del desnivel de posiciones aparentemente equilibradas. Y como otra regla, y muy poderosa, podríamos establecer aquello de que no deben cambiarse las damas cuando se tiene la
más sutil desventaja en la configuración de peones.

UNA PARTIDA MAGNÍFICA
Veamos entretanto el ejemplo de la partida mencionada, excelente desde cualquier ángulo que se la observe. Rubinstein,A – Tartakower,S 1-0

ALARDE TÉCNICO DE RESHEVSKY
Observaremos otra partida plena de alternativas de interés, en la que dependió del oportuno cambio de damas, hábilmente provocado por Reshevsky, una victoria técnicamente magnífica y valiosa para el vencedor, ya que el punto le sirvió para conquistar una vez más el campeonato de ajedrez de Estados Unidos. Se trata de una experiencia distinta. No es ya el cambio erróneo que provoca la derrota o malogra una victoria aparentemente inobjetable, sino que se trata de una maniobra exacta para provocar el cambio de esa pieza y, luego de eliminar la dama enemiga, asegurarse una ventaja microscópica, que hábilmente explotada se transformó en una victoria impresionante. El final de la partida tiene especial interés y puede afirmarse que se trata de una obra
maestra de Reshevsky, ya que ganó luego de sutiles planes en una lucha de alfil contra caballo y peones iguales. Pero, en realidad, todo surge del cambio inicial de damas, que en este caso se convirtió en la llave maestra de la victoria. Dejemos que la partida y sus comentarios aclaren todas las dudas y hablen
con el expresivo lenguaje de la lucha viva y del resultado inobjetable. Kashdan,I – Reshevsky,S 0-1

Admin bar avatar
About German 227 Articles
Soy German Spata ,Maestro FIDE Argentino , me dedico a formar jugadores con perfil competitivo. Actualmente gran parte de mis alumnos tienen objetivos serios en ganar los Campeonatos Nacionales Amateurs (Sub 2300/2000/1700) y Nacionales Infantiles.

Se el primero en comentar

Deja un Comentario

Your email address will not be published.


*