Clase 212 – Por qué se desconocen los finales

El jugador se inicia en la práctica del ajedrez y sus primeros esfuerzos mentales son para aprender planteos. Trata de evitar que lo derroten rápidamente y no alcanza en realidad a comprender la utilidad de los finales, por la importante causa de que nunca llega a esa etapa de la lucha, y cuando por un azar arriba a la misma es tal el desequilibrio material que no interesa ningún conocimiento teórico. Y así avanza por las categorías si resuelve
convertir el ajedrez -vehículo admirable para entretenerse- en una pequeña fuente de vanidad. Y en pocas oportunidades necesita conocer finales. ¿Para qué, si sus verdaderos problemas están en evitar desenlaces vertiginosos en los planteos? Y en verdad que tiene bastante razón. ¿Para qué preocuparse de la vejez cuando se tiene la certeza de morir en la juventud? ¿Para qué averiguar cómo se ganan los finales, cuáles son las sutilezas de los mismos, si el aficionado muere o triunfa apenas sale del planteo o en la propia etapa inicial de la lucha?

¿POR QUÉ SON DÉBILES TODOS LOS JUGADORES EN FINALES?
Progresa más tarde el jugador y se encuentra con un desequilibrio grande de conocimientos. Sabe bastante de aperturas, tiene un concepto estratégico más o menos lógico en el medio juego y en los finales de partida se equivoca fundamentalmente. No es en realidad porque los errores sean más abundantes, sino porque son más graves, ya que muy a menudo no tienen salvación. Y esto les pasa aún a muchos jugadores de primera categoría, especialmente en nuestro medio, donde son pocas las partidas que llegan a finales más o menos razonables. Hemos visto claramente esto al exagerar los ejemplos y buscarlos entre los grandes maestros.

NUEVO ERROR DE CAPABLANCA
En el torneo de Nueva York de 1927, Capablanca, con las blancas, empató el siguiente final, frente al Dr. Milan Vidmar: Capablanca,J – Vidmar,M ½-½

DE LA BREVE ACTUACIÓN DE ALEKHINE EN RUSIA SOVIÉTICA
Veremos ahora un segundo ejemplo de Alekhine, frente a lljin Genevsky, uno de los líderes del movimiento comunista ruso, cuya calidad de excelente ajedrecista el mismo Alekhine, ya declarado enemigo político de él, reconoció hace muchos años. Esa partida fue jugada en Moscú en 1920, cuando el
campeón mundial vivía en esta ciudad. Ilyin Zhenevsky,A – Alekhine,A ½-½

UN FINAL MAGNÍFICO
Por último veremos un ejemplo de extraordinaria importancia por su complejidad y lo instructivo de su desarrollo, que jugó Alekhine contra Spielmann, especializado en finales de torres, en el torneo de Nueva York de 1927. Alekhine,A – Spielmann,R 1-0

About German 226 Articles
Soy German Spata ,Maestro FIDE Argentino , me dedico a formar jugadores con perfil competitivo. Actualmente gran parte de mis alumnos tienen objetivos serios en ganar los Campeonatos Nacionales Amateurs (Sub 2300/2000/1700) y Nacionales Infantiles.

Se el primero en comentar

Deja un Comentario

Your email address will not be published.


*