Clase 72 – Esqueletos típicos de peones doblados

Hemos iniciado una nueva e importante etapa del estudio sobre las conformaciones de peones. Estamos encarando el problema de los peones doblados con sus desventajas en la mayoría de las posiciones y la atenuación de las mismas y aun sus buenas compensaciones cuando se trata de peones doblados y apoyados en el centro del tablero, especialmente en la columna “c” o “f'”. Para sintetizar un poco los conocimientos dispersos que todavía tenemos y dar esquemas de buenas o malas posiciones de peones doblados, enumeraremos varias, y las clasificaremos de acuerdo con su eficiencia.

POSICIONES BUENAS





POSICIONES REGULARES




POSICIONES MALAS




Son éstas sólo algunas de las posiciones que suelen producirse en ciertos planteos o modelos típicos de situaciones defectuosas de peones. La diferencia en algunas es aparentemente minúscula, pero seria si se observan los detalles. Vemos, por ejemplo, una que clasificamos buena (en el apartado 1 – Los peones, base de los planes) porque están los peones doblados con el bloque aislado en f2-f3-e3 y la clasificamos de regular con el f2-e3-f4, y otra también regular con los mismos peones dispuestos así: f2-f3-e4. En ambos casos el defecto que nos mueve a clasificarla de regular es la casilla, ya sea f4 o e4, que no fiscaliza ningún peón y el adversario puede explotar. Es claro que el mal se puede reparar avanzando el peón lateral, pero entretanto la posición diseñada no es la mejor y aun avanzando no es tan sólida como la que dimos como buena, pues los peones avanzados tienen en sí un germen mayor de debilidad que en sus casillas de origen o en la tercera línea.

LOS PEONES DOBLADOS DE LA COLUMNA “c”
Pero mejor será que a través de algún ejemplo comprobemos la verdad de nuestra afirmación y de qué manera se explotan los defectos de los peones doblados (peón aislado o entorpecido en sus maniobras o difícil de sostener) y se saca provecho de las compensaciones de los mismos (columna abierta, agrupación central y fiscalización de vías de acceso en quinta de las piezas rivales). Quiere esto decir que analizaremos solamente partidas con las conformaciones buenas y regulares, pues las otras deben ser desterradas por completo de la técnica, salvo alguna excepción que indicaremos, pero no aconsejamos, ya que sólo pueden ser captadas por los jugadores de mucha experiencia. En una partida entre Tartakower y Nimzovich se produjo el siguiente planteo: Tartakower,S – Nimzowitsch,A ½-½

TAMBIÉN EN LA DEFENSA FRANCESA
En una partida jugada por Nimzovich contra Morrison, este último con las blancas, el maestro dinamarqués también muestra de qué manera se fija la debilidad de un peón doblado, precisamente por quedar éste en una de las posiciones defectuosas que acabamos de señalar: c2-c3-d4. Morrison,G – Nimzowitsch,A 0-1

Hemos visto dos ejemplos en los que malas configuraciones de peones doblados asignan ventaja a quien combate contra ellos. Además, sabemos cuál es uno de los principales sistemas para luchar contra los mismos, basado en la provocación del avance del peón central y la colocación de un caballo que ataque el peón de c4 o se sitúe en c5.

CONFIGURACIÓN DEFECTUOSA DE PEONES
Mostraremos hasta qué punto un defecto en la colocación de los peones gravita decididamente en el curso de una partida, y los riesgos que presenta el poseer peones doblados en algunas posiciones. Suele ser, a veces, prácticamente, un peón de menos. El diagrama muestra una posición de reyes y peones que se produce en algunas variantes de la apertura Ruy López. 

Las blancas tienen igualdad de peones (siete contra siete), pero el final está ganado por ellas, porque poseen superioridad de peones en un flanco, y el negro posee un peón doblado en el otro sector; los tres peones contienen por esa causa, sin ninguna dificultad, a los cuatro adversarios, por estar uno de éstos doblado. Pero si en cambio el peón de e4 estuviera en d4, la posición cambiaría fundamentalmente, y el final sería tablas, porque el peón doblado, si bien no ejerce función ofensiva, es, en cambio, un buen elemento de defensa, y el de d4 estaría contenido en su acción. No daremos las jugadas que hacen falta para ganar, pero se maniobra como si se tratara de un final de cuatro peones contra tres. La única precaución en el ala de la dama ha de ser no aceptar ningún cambio de peones propuesto en la columna “b”, apoyado por el de la columna “c” y, en cambio, aceptar los cambios de peones que se ofrezcan desde la columna “a” o “c”. Por ejemplo, si hubiera un peón blanco en c3 y el adversario jugara b4, apoyado por el peón de c5: 

no debe cambiarse, porque se desdoblaría el peón.

Y, en cambio, aceptarse si hubiera un peón blanco en b3 y el adversario jugase c4 apoyado por el peón de b5: 

En estos casos conviene cambiar y no rehusar el cambio mediante b4, porque, si se avanza, el adversario puede tener en ciertas variantes el recurso de seguir con …, c5, entregando el peón doblado de atrás, y luego avanzar con los otros.
En síntesis, quien tiene desventaja de material debe abstenerse en lo posible de proponer cambios de peones en el sector donde está el peón doblado, y ha de esperar que sea el adversario quien lo haga, para disponer del recurso de aceptarlos o rehusarlos, según le convenga.

UN MODELO DEL MAESTRO RETI
Veamos ahora una partida clásica jugada por el notable maestro checoslovaco Ricardo Reti, a quien tanto le debe el ajedrez nacional, y otro maestro europeo, también fallecido, Te Kolsté, jugador holandés a quien un ajedrecista nacional, Luis Palau, ganó una partida que mereció el premio de belleza entre cerca de 400 que se disputaron en el transcurso del torneo de equipos de Londres de 1927. La partida que nos ocupa fue jugada en el torneo de Baden-Baden de 1925, y se desarrolló como sigue: Te Kolste,J – Reti,R 0-1

About German 226 Articles
Soy German Spata ,Maestro FIDE Argentino , me dedico a formar jugadores con perfil competitivo. Actualmente gran parte de mis alumnos tienen objetivos serios en ganar los Campeonatos Nacionales Amateurs (Sub 2300/2000/1700) y Nacionales Infantiles.

Se el primero en comentar

Deja un Comentario

Your email address will not be published.


*